«No es prudente que se hable de gradualidad en paridad y alternancia»

El ministro de Justicia, Vicente Zeballos, dijo anoche que la reforma política que propone la paridad y alternancia de género en la elaboración de las listas de candidatos al Congreso, es una rectificación histórica que debe hacerse para reivindicar el rol de la mujer en el desarrollo del país, y eso debe tomarse como una prioridad nacional.

En ese sentido, expresó su oposición a la posibilidad que, en el Congreso de la República, se apruebe que esta reforma se aplique de manera gradual, cuando el proyecto del Ejecutivo plantea que debe regir para las elecciones del 2021.

“Desde el Ejecutivo no consideramos prudente que se hable de gradualidad. Hablamos de paridad y alternancia tal cual lo hemos propuesto”, señaló el ministro en su presentación ante la Comisión de Constitución del Congreso, precisamente para sustentar la posición del gobierno sobre este tema.

“Creo que esta es una rectificación histórica que estamos haciendo”, afirmó, tras señalar que “no se trata meramente de la igualdad de la mujer ante la ley, se trata de una cuestión de oportunidad que no la tiene (…) Esa es la cuestión de fondo, eso es lo prioritario”.

A pesar que la mayoría de intervenciones en la comisión fue de respaldo a la propuesta, algunos congresistas de Fuerza Popular y Acción Republicana, cuestionaron la eficacia del proyecto para incrementar la participación de la mujer en la política.

También viceministerios

En su intervención, el ministro Zeballos destacó que en el equipo ministerial del presidente Martín Vizcarra existe la paridad de género, y que este principio pronto de ampliará a los viceministerios y direcciones.

“Hemos dado el primer gesto, es la propia composición del gabinete, y obviamente esto tiene que darse en los viceministerios, tiene que darse en las distintas direcciones”, afirmó.

Incluso, el titular de Justicia se mostró a favor que este criterio de la paridad rija para toda la administración pública, de manera que, en instituciones como la Corte Suprema o el Tribunal Constitucional, también tengan una composición mitad hombres, mitad mujeres.

Señaló que, si el Congreso aprueba una ley en ese sentido, el gobierno no la observará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *