Jair Bolsonaro llegó a Japón para el G-20 y le respondió a Angela Merkel


El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no dejó esperar mucho tiempo para alimentar su polémica imagen en su primera cumbre G-20. Apenas aterrizó en Osaka, respondió con dureza a la canciller alemana Angela Merkel, quien había criticado en la víspera al líder ultraderechista y sus políticas medioambientales.

«Ellos (los alemanes) tienen mucho que aprender de nosotros», espetó el mandatario, rechazando cualquier tipo de intromisión a su gobierno.

«El presidente de Brasil que está aquí no es como algunos anteriores que vinieron para ser advertidos por otros países. No, la situación aquí es de respeto para Brasil», declaró, según reseñó Folha do Sao Paulo. Si bien no nombró a qué antecesores se refería, dijo que «no aceptará un tratamiento como en el pasado».

El miércoles, la canciller alemana señaló que deseaba hablar de forma «clara» con Bolsonaro sobre la deforestación en Brasil, aunque excluyó que este asunto ponga en riesgo la inminente conclusión de un acuerdo comercial UE-Mercosur.

«Veo con preocupación el asunto de las acciones del presidente brasileño (sobre la deforestación), y si se presenta la oportunidad en el G-20 tendré una conversación clara con él» al respecto, declaró Merkel ante sus diputados.

La expansión de las actividades agrícolas en Brasil, apoyada por el gobierno del presidente Bolsonaro, genera una masiva deforestación causando crecientes conflictos con las comunidades tradicionales.

Bolsonaro declaró este jueves que no tendría problemas en reunirse con Merkel. El periódico paulista indicó que por ahora no hay un encuentro bilateral pactado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *