Encuentran la huella más antigua de un dinosaurio herbívoro


Hace 225 millones de años aparecieron en la primitiva Tierra los dinosaurios. En la era final del Triásico. Y vivieron durante 160 millones de años hasta su extinción, a fines del Cretácico, hace 65 millones de años debido al intenso cambio climático provocado por la caída de un gran meteorito o por erupciones volcánicas, según distintas teorías.

En América del Sur y particularmente en la Argentina se hallan los terrenos más prolíferos para la investigación prehistórica y la paleontología. Un verdadero parque Cretácico.

Y un ejemplo más de ello es el descubrimiento de la huella más antigua de un dinosaurio tireóforo en el hemisferio Sur.

Los tireóforos (Thyreophora) son un suborden de dinosaurios herbívoros que habitaron la Tierra desde principios del período Jurásico (hace aproximadamente 200 millones de años) hasta fines del Cretácico (hace alrededor de 65 millones de años).

Si bien hay registros de su presencia en ambos hemisferios, los hallazgos, tanto fósiles como icnológicos conocidos hasta hace poco, permitían especular a los especialistas con que este grupo de animales era de origen boreal y habían arribado al sur poco antes del comienzo del Cretácico.

«En Sudamérica las huellas más antiguas que se conocían de tireóforos se habían hallado en Brasil y correspondían a una etapa límite entre el Jurásico Tardío y el Cretácico Temprano. Más al sur, los registros que había correspondían al período Cretácico», explicó Pablo Pazos, investigador independiente del CONICET y director del Instituto de Estudios Andinos «Don Pablo Groeber» (IDEAN, CONICET-UBA).

Recientemente, Pazos, junto a un grupo de colaboradores, encontró en la Formación Lajas, una unidad geológica del Jurásico que forma parte de la Cuenca Neuquina- más específicamente en la localidad de Covunco (Neuquén) ubicada al norte de la dorsal de Huincul- una huella correspondiente al pie de un tireóforo del Jurásico Medio. El hallazgo fue publicado en la revista Journal of South American Earth Sciences.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *