Alianzas entre partidos políticos garantizarán la gobernabilidad

La decisión de la Comisión de Constitución de aprobar que las alianzas que formen los partidos políticos se mantengan hasta final del mandato constituye una buena medida y mantiene la esencia de la reforma política propuesta por el Poder Ejecutivo, según opinaron diversos representantes de agrupaciones política.

La formación de alianzas solo entre los partidos políticos, tal como se aprobó en el Parlamento, constituye “una muy buena propuesta porque de esa manera se le dará sostenibilidad y gobernabilidad al país”, afirmó el presidente de Acción Popular, Mesías Guevara Amasifuén.

El también titular de la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales (ANGR) recordó que su agrupación política pasó por varias alianzas y “lamentablemente” tuvo “muy malas experiencias al respecto”.

Lineamientos

“La norma obligará a que todos los partidos que vayamos a una alianza electoral tengamos lineamientos ideológicos convergentes, es decir, que sean coincidentes, y no simplemente nos juntemos por un acto electoral, sin un plan ideológico, sin ninguna propuesta programática y ningún plan de gobierno”.

De acuerdo con lo aprobado en la Comisión de Constitución, una alianza entre partidos que haya obtenido representación o ganado una elección por mandato popular deberá mantenerse durante el período correspondiente y no disolverse.

El Poder Ejecutivo había planteado en su proyecto que se cancelen cuando concluya el proceso electoral respectivo, salvo que sus integrantes decidan ampliar el plazo de su vigencia.

Ley

La comisión aprobó asimismo la modificación del artículo 15 de la Ley de Organizaciones Políticas para que las alianzas se formen solo entre partidos políticos nacionales, como propuso el Gobierno. En la actualidad, lo pueden hacer una agrupación nacional y un movimiento regional.

“Con estas normas estaríamos eliminando esas alianzas ‘sancochado’ y ya pensaríamos en políticas públicas, de gobierno y, sobre todo, generando una madurez política a favor del país”, recalcó el dirigente de la agrupación del Paseo Colón.

Para Guevara, gobernador regional de Cajamarca, estos acuerdos políticos “siempre deben ser entre los partidos nacionales, pues los movimientos regionales tienen otra perspectiva, otra visión”.

“Si revisamos, las alianzas nunca han sido entre partidos nacionales y movimientos regionales, sino entre los partidos y líderes regionales porque muchos movimientos se convierten en cascarones, y es lo que también debemos evitar”.

Espíritu

Para Marco Arana Zegarra, legislador del Frente Amplio, lo que se debatió y votó en la Comisión de Constitución “está en el espíritu de lo que plantea la reforma política, que parte de un diseño en el que se debe reducir el número de partidos y fortalecer un sistema bipartidario”.

“En ese espíritu es que se restringen las alianzas entre partidos nacionales y movimientos regionales, y es coherente con el diseño y el manejo general conceptual que tiene la reforma”.

Sin embargo, Arana se mostró contrario a que se ejecute “una reforma por parches”. “No hay tampoco una propuesta ni un debate sobre la definición misma de partido político y se tiende a la generación de lo que los teóricos uruguayos o argentinos llaman ‘agencias electorales’”.

Estas, explicó, tienen como mayor propósito participar en un determinado proceso electoral, más que hacer una vida política regular, con militantes formados.

“Se están desapareciendo los requisitos de firmas para la inscripción que permiten acercar el partido político a la ciudadanía”.

Por otro lado, refirió, el debate se concentra en el tema de superar vallas electorales y no se insiste, por ejemplo, en la necesidad de contar con partidos doctrinarios o programáticos.

Atención

La atención está más puesta en torno a la campaña electoral, la masividad de votos que se puedan obtener en las ánforas que en los elementos más estructurales de un partido con ideología, con una visión de país compartida, con una cantidad de años de existencia o de trayectoria política, expresó.

“Al desaparecer la cantidad de firmas, al abrir las elecciones internas al voto ciudadano sin que sean militantes del partido, tal como se está cuestionando en el caso de Uruguay y Argentina, se contraviene el propósito de la reforma, que es fortalecer los partidos”.

Estado unitario

El legislador aprista Javier Velásquez Quesquén manifestó que le parecía muy bien que se haya aprobado que no se puedan formar alianzas entre los partidos nacionales y los movimientos regionales.

“El Estado unitario tiene que procurar que haya partidos nacionales y la ley los está obligando a que deben presentar candidatos en los dos quintos de las circunscripciones electorales”, señaló.

Entonces, dijo, la idea es que en el futuro haya un sólido sistema de partidos políticos, no como ahora, que hay 184 movimientos regionales, 24 partidos, y de los movimientos regionales solo 60 tienen representación en los consejos regionales, el resto son cascos vacíos.

“Por eso no podemos permitir que un movimiento regional forme una alianza con un partido”, recalcó.

Derecho

La participación política es un derecho fundamental y el Estado tiene la obligación de poner la menor cantidad de trabas posibles, manifestó Javier Velásquez.

“Si hay un partido chico, uno mediano, que quieren juntarse para ir a un proceso electoral, al final de cuentas quien decide el destino de esa alianza es el pueblo por medio de su voto en las ánforas”.

El legislador aprista expresó así su posición contraria a la decisión de la Comisión de Constitución. “La alianza electoral por naturaleza jurídica tiene existencia propia y fenece después de los resultados electorales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *